11
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-11,bridge-core-2.6.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-25.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive

Slide El jardín de la esperanza Slide ¡Una experiencia
de vida!

Somos una organización no gubernamental, sin fines de lucro, de interés público y acción comunitaria a favor

de los derechos de los niños, niñas y adolescentes cuyo foco de trabajo es la prevención,

ofreciendo acción educativa como elemento fundamental para la superación de las privaciones culturales.

¡Una experiencia de vida!

Facilitamos en los niños y niñas el proceso de concientización de la propia identidad a partir de sus realidades e intereses, valorando sus capacidades de superación

y brindándoles apoyo integral que garantice sus necesidades básicas, facilitando su desarrollo psicofísico emocional.

Ofrecemos apoyo integral (con un enfoque Biopsicosociocultural) a través de atención a la juventud en riesgo

Misión

Somos un espacio para combatir la pobreza, al contribuir con la promoción, protección, educación y prevención de los factores de riesgo; para lo cual, desarrollamos programas enfocados en los Derechos de la Infancia y facilitamos el adecuado desarrollo Biopsicosociocultural de un grupo de beneficiarios residentes en el Sector Los Curos del Estado Mérida.

Visión

Convertirnos en la respuesta que mejore las condiciones de vida de niñas y niños que viven en contextos familiares disfuncionales y de pobreza en la ciudad de Mérida, disminuyendo su nivel de riesgo social al tiempo que promocionamos y validamos sus derechos humanos.

Conoce nuestro equipo

 

Personal que labora o apoya a nuestra fundación

Nuestra Historia

Al principio fue solo una idea… un sueño…

La idea, surgida en el año 2010 mientras desarrollábamos labores en la sede de la Fundación Don Bosco Mérida, empezó a tomar forma en la mente de un pequeño grupo de personas animadas por el deseo de atender, específicamente, a las niñas que viven en contextos desfavorables y precarios en el sector de Los Curos, en la ciudad de Mérida.

Una vez que decidimos poner a andar el proyecto, vivimos un inevitable y muy necesario periodo de reflexiones, encuentros y largas reuniones en las que buscábamos esclarecer completamente el camino que íbamos a emprender; eso nos aclaró el siguiente paso: la búsqueda de financiamiento.

Gracias al apoyo institucional de la Fundación Don Bosco, al CPTH (Centro para la transformación del hábitat y la vivienda) que ha facilitado la utilización de una parte de su propia sede y, sobre todo, a la ayuda económica de la Fondazione Chincherini, pudimos darle vida a esta experiencia, con la que iniciamos labores en noviembre del año 2010.

El proyecto inicial comprendía atención a niñas pues sentíamos que las niñas no solo son el eslabón más frágil de la convivencia social sino probablemente el menos atendido; sin embargo, la realidad muy pronto nos obligó a dar un golpe de timón: la mayoría de las niñas que recibían atención en el Jardín, tenían hermanos a los que se sentían muy unidos, y peor aún: se corría el riesgo de crear un cierto malestar si se quedaban por fuera. Por lo tanto, desde muy temprano, en el proceso de implementación del proyecto se incluyeron niños, con la condición de que fueran hermanos de las niñas seleccionadas inicialmente. Así se completaron los primeros grupos asistidos en el Jardín gracias a haber recibido una casa en comodato en la urbanización Los Curos.

Este es un logro muy importante para nosotros ya que desde el principio estábamos claros en que nuestra zona de acción seria la comunidad de Los Curos en Mérida, una zona muy vasta que tiene bastante necesidad de atención.

En octubre del 2012, después de casi dos años de trabajo y de consolidación del proyecto, finalmente se constituye legal y autónomamente la Asociación Civil El Jardín de la Esperanza. En febrero de 2013 logramos ser reconocidos por el CDNNA (Consejo de Protección Niños, Niñas y Adolescentes) como entidad de atención para menores.

En la actualidad, el Jardín de la Esperanza ofrece cuidados, alimentación, atención médica y formación educativa a un grupo de niños de la Comunidad de Los Curos y está estudiando la posibilidad de acoger también adolescentes en riesgo.

2010

Inicio la idea mientras trabajan en la FDB.

Reciben casa en comodato y se mudan.

Inauguración.

2011

Elaboración primer Marco lógico.

Selección de participantes.

Primer informe para la fundación Chincherini.

Primeros voluntarios AEISEC y Servicio Civil Italiano.

2012

Inicio del programa de familia y entrada de los varones.

Primeros proyectos educativos individualizado.

Inician los talleres de formación docente.

Aprobación de los estatutos definitivos.

Primer plan vacacional para los llanos y Chichiriviche.

Registro del acta constitutiva.

2013

Logo de la Institución.

Firma de los primeros contratos del personal.

Surge la expresión Biopsicosociocultural

2014

Contratación de la Cocinera.

2015

Saar regresa a Italia y Susana comienza el apoyo al equipo

2016

Se define el perfil de Entrada.

Proyecto pedagógico Alternativo.

2017

Revisando posibilidades con adolescentes

2018

Presencia fija de los doctores.

2019

Primera Sistematización

Somos una organización no gubernamental, sin fines de lucro y de interés público y de acción comunitaria a favor de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Nuestro proyecto se centra en un trabajo preventivo, ofreciendo una acción educativa como elemento fundamental para la superación de las privaciones culturales.

Facilitamos en los niños y niñas el proceso de concientización de la propia identidad a partir de sus realidades e intereses, valorando sus capacidades de superación.

Brindamos un apoyo integral para garantizar las necesidades básicas y facilitar un adecuado desarrollo psicofísico y emocional.

k

Nuestra ubicación y contacto

Puedes escribirnos para cualquier información o solicitud adicional

Contacto